LAS DOULAS / DIE DOULAS/DOULAS


¿Qué es una doula?
La doula es una mujer experimentada en la ayuda al nacimiento que ofrece soporte contínuo, información y apoyo emocional y físico a las mujeres antes, durante y después del parto.
El trabajo de la doula consiste en brindar acompañamiento no médico al nacimiento y de favorecer la humanización tanto del parto y del nacimiento como de la crianza en general. La primera misión de la doula es informar positivamente de la experiencia de la maternidad y del parto a las mujeres embarazadas y a sus familias. La doula compaña a la madre brindando su apoyo afectivo, comprendiendo sus necesidades en cada momento y ayudándola a recuperar la confianza en su capacidad de parir, alimentar y atender a su bebé.
La doula no tiene una formación académica específica ya que no existe la "carrera de doula". Su formación, siempre contínua, abarca conocimientos sobre fisiología del embarazo, parto y puerperio, educación prenatal, puericultura, lactancia y crianza, psicología perinatal, habilidades cominicativas en torno al mundo emocional y nociones básicas de socorrismo obstétrico. Casi siempre enriquece su trabajo con alguna técnica alternativa (Yoga y relajación, reflexología podal, masaje, Aromaterapia...) que benficie a la mujer durante el embarazo, parto y puerperio. Sin embargo, su valor no está tanto en su instrucción sino en su forma de ser y en lo que transmite. No sustituye en ningún momento a la comadrona, ni al médico y no toma decisiones que no le corresponden. La doula atiende a mujeres que dan a luz en hospitales, casas de parto o en sus domicilios.
Beneficios de la presencia de una doula
45% reducción en cesáreas
25% parto más corto
60% menos peticiones de epidural
50% menos uso de oxitocina sintética
31% menos uso de analgésicos
34% menos uso de fórceps
Mejora el vínculo padres-bebé
Mayor éxito en la lactancia materna
Menor incidencia de depresión posparto
Resultados de un estudio llevado a cabo en EEUU por los Doctores Klaus, Kennel y Klaus (Mothering the mother, 1993).
"La ayuda concreta, la asistencia y el acompañamiento efectivo de una doula durante el parto y el puerperio no es un lujo sino que, por el contrario, es una prioridad que todas las mujeres merecemos. El niño recién nacido depende del equilibrio emocional de su madre. " Laura Gutman de (La maternidad y el encuentro con la propia sombra).

SERVICIO DE DOULA / DOULA SERVICE

DOULA: Acompañamiento en la Maternidad

Zona de trabajo en Alemania: Sur de Baviera, Munich y alrededores, Stuttgart y alrededores y la región de Kempten- Allgäu

Zona de trabajo en España: Madrid y alrededores.

************************

Embarazo: si estás embarazada y te asaltan dudas o miedos respecto al parto que quisieras compartir con una persona experimentada y de confianza. Si tienes preguntas de cualquier tipo relacionadas con el parto o el postparto.

Parto: si deseas estar acompañada durante el parto por una figura femenina que te de seguridad, te apoye y te proteja durante este momento esencial en tu vida. La presencia de la doula no interfiere para nada con la del padre, al contrario, él también puede benficiarse de su compañía para compensar su posible ansiedad ante una situación nueva y desconocida. La doula acompaña partos en el hospital, en casa de partos o en domicilio.


Postparto: si acabas de dar a luz y te sientes sola y aislada, si has tenido una experiencia de parto traumática que necesites compartir, si has sufrido una cesárea, si sientes temor, si tu bebé llora en exceso, si tienes problemas con la lactancia, si arrastras sueño y malestar, si el trabajo en casa te desborda y/o si te sientes desconectada de tu pareja y del mundo. O si simplemente quieres "repasar" o recontar tu historia de parto con una persona de confianza que te ofrezca también su apoyo durante el puerperio.

Contacto: proyectodoula@yahoo.com

Tel. en Alemania: 0160 317 46 40 / Tel. en España: 676 36 84 80

DIEZ CLAVES DE LA LACTANCIA MATERNA

* Amamanta pronto, cuanto antes, mejor. La mayoría de los bebés están dispuestos a mamar durante la primera hora después del parto, cuando el instinto de succión es muy intenso. Amamantar precozmente facilita la correcta colocación al pecho.

* Ofrece el pecho a menudo día y noche. Hazte a la idea de que pasarás mucho tiempo amamantando a tu bebé durante estas primeras semanas. Un recién nacido normalmente mama entre 8 y 12 veces en 24 horas. No mires el reloj y dale el pecho cada vez que busque o llore, sin esperar a que "le toque". Así establecerás un buen suministro de leche.

*Asegúrate de que el bebé succiona eficazmente y en la postura correcta.

*Asegurate que el bebé mame del primer pecho todo lo que desee, hasta que lo suelte. Después ofrécele el otro. Unas veces lo querrá, otras no. Así el bebé tomará la leche que se produce al final de la toma, rica en grasa y calorías, y se sentirá satisfecho.

*Cuanto más mama el bebé, más leche produce la madre. Es importante respetar el equilibrio natural y dejar que el bebé marque las pautas, MAMANDO A DEMANDA. No es necesario sentir el pecho lleno; la leche se produce principalmente durante la toma gracias a la succión del bebé.

*Evita los biberones "de ayuda" y de suero glucosado. La leche artificial y el suero llenan al bebé y minan su interés por mamar, entonces el bebé succiona menos y la madre produce menos leche.

*Evita el chupete, al menos durante las primeras semanas, hasta que la lactancia esté bien establecida. Un recién nacido ha de aprender bien cómo mamar del pecho, y tetinas artificiales como el biberón o el chupete pueden dificultar este aprendizaje.

*Recuerda que un bebé también mama por razones diferentes al hambre, como por necesidad de succión, de consuelo y de protección. Ofrecerle el pecho es la forma más rápida de calmar a tu bebé.

*Cuídate. Necesitas encontrar momentos de descanso y centrar tu atención más en el bebé que en otras tareas. Solicita ayuda de los tuyos.

*Busca apoyo. Tu grupo local de La Liga de la Leche tiene la información y el apoyo que toda madre lactante necesita.


Consultas sobre Lactancia Materna:
proyectodoula@yahoo.com

EL NUEVO FEMINISMO

Y ahora... la revolución por llegar
(artículo extraído de www.zapataplus.blogspot.com)

Peleando entre las garras de un signo de interrogación, el reciente nacimiento de la Infanta Sofía mediante una cesárea sin aparente justificación, me suscita la misma pregunta que generación tras generación se plantean sus moradores: ¿Qué se hace primero la guerra o la revolución?. Ni la respuesta A ni la respuesta B alberga la verdad absoluta de dicha cuestión. Pero lo cierto, es que nuestra preciosa Infanta -ajena a guerras y revoluciones- no nació... la nacieron. Fue -así lo diría alguien que se considere modernopensante- un parto perfecto.

Tras el ejercicio casi imposible pero conseguido de empatizar con la psicología de un escaparate, no hay que ser demasiado hábil de mente para concluir que el parto que dio como fruto a nuestra pequeña Sofía ya está expuesto como modelo a seguir por el orbe: otra versión del aquí te pillo, aquí te mato. Situación, ésta, que no parece importar a la mayoría de mujeres, que bastante tienen con soportar ese molesto trance para que encima la cosa se alargue más de lo previsto. La igualdad -como la pintan- también consiste en renunciar a ciertos "privilegios" como parir, amamantar o criar: cualidades, todas ellas, tan molestas como anacrónicas. Tras esto, mi pregunta se va aclarando... la revolución, toca la revolución.

El espiral de la propia sociedad hace de la mujer la gran pagana. Una vez ganada la guerra y conseguida la igualdad entre sexos que proclama la Constitución del 78, es la propia mujer la que se está viendo desprovista de esas señas de identidad que la distinguen como género. Esto, sin embargo, sucede con el beneplácito de la mayoría de ellas.

Y ahí radica el error: en acomodarse en la igualdad y pararse en seco; como si hubiera que hacer tabla rasa entre sexos para no hallar diferencia alguna. Esto prueba que la revolución femenina todavía está por llegar: aquella revolución que suelte cabos con el obsoleto y arcaico movimiento feminista y se atreva a ensalzar realmente las cualidades del género femenino, que lo dote de orgullo individual al margen del masculino y que proclame, por qué no, su superioridad respecto a aquél por ser capaz de vivir experiencias naturales fuera del alcance del hombre. También, la verdadera revolución femenina debería ir dirigida al rechazo de todo aquello que signifique una igualdad por cuota, ya que no hace más que ahondar en la injusticia y la infravaloración del género. La política de cuota es, simplemtete, poner coto y marcar unos límites inaceptables que la mujer segura de sí misma debería rechazar de pleno.

Con el aplauso complaciente hacia esta medida -impulsada, no lo olvidemos, por hombres- se derrumba la estructura del viejo movimiento feminista que, acomodado, se muestra, a ojos del crítico sin prejuicios, como un movimiento antiguo y desfasado que ya no tiene nada que transmitir a la mujer más allá de sus viejas luchas nostálgicas; y que sólo se mantiene en primera línea gracias a su afinidad con los intereses ideológicos del Gobierno que, más que pensar, divaga mientras entra de lleno en un relativismo moral que amenaza con contagiar cuanto toca.

Una de las posibles vías de escape a esta situación es aquella que fomenta acciones para hacer que la mujer crea en sí misma, tome conciencia de su género en toda su extensión y acepte con orgullo sus características propias al margen de patrones que pretendan imponerse como oficiales y sin alternativa posible, dirigidos, al parecer, a aniquilar unos sentimientos que, por mucho que nos esforcemos, los hombres jamás llegaremos a comprender en su total dimensión. Parir y amamantar son placeres que la naturaleza sólo ha tenido a bien dotar a la mujer. Sortear la esencia y darle la vuelta como si se tratara de un calcetín llevaría a muchas mujeres a caer por sorpresa en el sentimiento de culpabilidad. El instinto, por mucho que nos esforcemos, no se doblega así como así.

En ese sentido emergen, jóvenes pero recias, una serie de asociaciones o plataformas que, lejos de comulgar con el clásico y desfasado padrenuestro feminista -aquél que entonan a coro, cual tribu del Shael, toda la patulea del "ista, ista"- ofrece nuevas fronteras mucho más ambiciosas y que chocan frontalmente con el ambiente relativista creado en torno a los sentimientos y virtudes exclusivamente femeninos, y que parece justificar su lapidación por motivo de higiene mental y comodidad social, arrinconándolos como si se tratara de bichos retrógrados y desfasados.

Pero ante esto, como digo, ya hay indicios de bravas reacciones y corrientes rebeldes que trabajan por y para despertar en la mujer los instintos básicos propios de su género, mostrando, sin complejo alguno, que eso no significa ni dar un salto hacia el pasado ni volver a aceptar el fatal rol de inferioridad sino todo lo contrario. Significa, por tanto, el ensalzamiento de la mujer más allá de los fáciles mercadeos de sus más profundos sentimientos.

En definitiva, el inconformismo a la hora de aceptar el término "igualdad" en valores absolutos.

¡Ha llegado, por tanto, el momento de tenerlo todo!

Sí, una vez ganada la guerra, ahora toca la revolución.

EL PARTO ES NUESTRO

El Parto es Nuestro es una asociación sin ánimo de lucro, formada por usuari@s y profesionales que pretende mejorar las condiciones de atención a madres e hij@s durante el embarazo, parto y posparto en España.
La Asociación El Parto es Nuestro nació para prestar apoyo psicológico a mujeres que habían sufrido cesáreas y partos traumáticos. A raíz de los testimonios que fuimos recogiendo, la mayoría relativos a cesáreas innecesarias y malos tratos durante el parto, nos decidimos a iniciar acciones para reivindicar un mayor respeto y protección hacia los derechos de las madres y los niños, modernizar el sistema de atención obstétrica español y difundir las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud en la atención al parto.
España es uno de los países con más retraso en la implantación de las recomendaciones de la OMS para atención al parto (unos veinte años de retraso), y esto tiene como consecuencia un incremento incesante del número de cesáreas y partos instrumentales. Sólo unos cuantos hospitales han tomado medidas para modernizar sus protocolos y adaptarlos a las normas de la OMS.
El modelo actual de atención al parto está superado y constituye un ámbito institucional de discriminación, violencia contra la mujer y privación de los derechos reconocidos en la Ley General de Sanidad y Ley 41/2002, básica reguladora de la autonomía del paciente. Países como Inglaterra, Suecia u Holanda emprendieron hace años el camino hacia la racionalización y modernización de la atención. Nuestro trabajo con usuarias y profesionales nos permite hacer propuestas para conseguir:
una experiencia del parto más satisfactoria para las mujeres y la familia;
tasas de morbilidad materno infantil mejores;
un importante ahorro económico para el sistema público de salud; y
mayores tasas de éxito en la lactancia materna, que como todos sabemos constituye un importante factor preventivo y de promoción de la salud.
Nuestras actividades son subvencionadas exclusivamente por las aportaciones de los socios y donativos particulares. Entre otras, organizamos encuentros y charlas sobre embarazo, parto y lactancia, editamos folletos, ofrecemos foros de apoyo e intercambio de información en internet, elaboramos propuestas y recomendaciones dirigidas a la administración, y asesoramos sobre derechos de las mujeres y los niños dentro del sistema sanitario. Si quieres colaborar con nosotros eres bienvenido, te invitamos a participar en los foros y conocernos mejor.
El Parto es Nuestro ¡Que nos lo devuelvan!

MICHEL ODENT

Médico e investigador francés, pionero mundial de la Humanización del Parto y el Nacimiento. Científico y poeta, visionario y un ser humano tremendamente entrañable. Internacionalmente conocido como el médico que introdujo en la Maternidad un hospital público francés las piscinas de parto, usando el agua para aliviar el dolor, asi como las “home like birthing rooms”, habitaciones con ambiente hogareño y acogedor. En la actualidad reside en Londres, donde atiende partos domiciliarios y junto con Liliana Lammers forma futuras doulas. Fundador del Primal Health Research Center de Londres (Centro de Investigación en Salud Primal), cuyo objetivo es estudiar las consecuencias, a largo plazo, de las primeras experiencias de vida y la influencia del periodo primario (desde la concepción hasta el primer año de vida) en la salud posterior y en algunos comportamientos tales como, sociabilidad, agresividad o la capacidad de amar. Ha participado en numerosos eventos del Parto y Nacimiento Humanizado. Es autor de aproximadamente 50 publicaciones científicas y tiene 11 libros publicados en 21 idiomas.
***********************
Michel Odent, französischer Arzt und Geburtshelfer, genießt weltweiten Ruf für seine Forschungen auf dem Gebiet Anwendung von Wasser während der Wehen und bei der Geburt und die Langzeitauswirkungen der Bedingungen während der Schwangerschaft, während der Geburt und der frühen Kindheit. Er gründete das »Primal Health Research Centre« in London, Forschungsgemeinschaft wo der Einfluß vor- und nachgeburtlicher Faktoren auf das spätere Verhalten und die Gesundheit des Menschen erforscht wird. Er verfaßte 11 Bücher, die in 21 Sprachen übersetzt wurden, sowie zahlreiche wissenschaftliche Artikel.

LILIANA LAMMERS (SPANISH; ENGLISH)

Liliana Lammers es una experimentada doula que reside y trabaja en Londres. Es, como ella misma se define, madre y abuela que acompaña a otras madres en el hermoso proceso de traer al mundo a sus hijos. He aprendido mucho con ella los días que he pasado en Londres, sobre todo he descubierto en su persona la verdadera esencia de la doula. Detrás de todas sus anécdotas e historias como doula, se descubre una presencia calmada que, más que apoyar a la mujer de parto con consejos y con “hechos”, la acompaña y la tranquiliza desde un discreto segundo plano .
Es un apoyo casi pasivo, pero de enorme importancia para la mujer de parto, en cuanto a que le proporciona un profundo estado de ralajación y la seguridad que necesita para parir “en paz”, sin sentirse observada, ni dirigida. Estos requisitos son fundamentales para la evolución positiva del parto. He aprendido de Liliana como el miedo puede ser el peor aliado de la buena evolución del parto, como generador de adrenalina. Y la adrenalina como la mayor enemiga de la oxitocina, esa hormona del amor tan necesaria en los procesos de parto y nacimiento. Porque el miedo se contagia y la adrenalina de una persona se transmite a la otra...Por eso, Liliana acompaña a las futuras mamás con una presencia casi espiritual, desde una esquina semioscura y medio adormilada, dejando que el porceso fluya, esperando a que el bebé nazca y a que el milagro de la vida ocurra... Eso es todo lo que hace y en ello reside su grandeza.
Gracias Liliana por ser como eres y por todas tus enseñanzas!

Y esto es lo que Liliana opina de mí :)

No tengo duda de que Ana será una 'gran doula' con el tiempo, no solo por su presencia, su calma y la conexión con su hijita, pero también por todos los idiomas que domina. Si viviese en Londres ya le estaria mandando 'clientas'...no me gusta esta manera de llamar a las mujeres embarazadas!.
Cordialmente,
Liliana Lammers


**************************

Liliana Lammers is an experienced Doula who lives and works in London. As she describes herself, she is a mother and a grandmother who helps women to birth their babies. I have learned a lot from her the time I spent in London with her and Michel. Above all, I have understood the real essence of a Doula. Behind all her doula stories and anecdotes, I have discovered a calmed spirit who supportos women in labour and birth, not as much with words or active advices, but with a soothing and relaxing presence. It is more a passive support, but a very important one, which enables the woman to feel free, relaxed and secure to birth her baby in peace, without feeling observed or directed in any sense. These are essencial needs of a woman in labour and birth, and these conditions are of mayor importance in order to have a short, uncomplicated and safe birth.
I have also learned from Liliana how bad fear can be for birth. It is a bad ally as generator of the hormone adrenaline and adrenaline is the worst enemy of oxitocin, that pressious love hormone which directs healthy births! Because fear is easily transmited from one person to other, Liliana NEVER feels fear during labour and birth. She sits in a corner an waits; She waits patiently and with a spiritual presence for the process to flow, for the baby to be born in the arms of its mothetr...for the miracle of life to happen!!!
That is all what she does and that is why she is so big!
Thank you Liliana for being like that and for teaching me so much!

And this is Liliana's opinion about me:

I have no doubt that Ana will be a great Doula with time, not only because of her calmed presence and the deep conexion to her little daughter, but also because all the languages she speaks! If she was in London, I would not hesitate to start sending her "clients". I don't like this way to call pregnant women...
Warm regards,
Liliana Lammers

LOS DOS LENGUAJES

Tras el maravilloso seminario de Michel Odent en Londres, me he quedado con sus palabras refiriéndose a nosotras, las que estabamos presentes en la sala, las doulas, como mujeres "especiales". "You are special for being here". Especiales por haber adquirido un nivel de conciencia superior al resto de las mujeres, en cuanto a la importancia vital de los procesos maternales. Por eso, según él, nuestra misión consiste en ayudar a otras mujeres que no han adquirido nuestro nivel de conciencia a vivir sus procesos maternales de la manera más plena y satisfactoria posible. Para ello, según Michel, tenemos que aprender a ser bilingües: a dominar el lenguaje del corazón, por un lado, el de la expresión de las emociones y las intuiciones, como principal vía de comunicación con las madres; y el lenguaje científico, por otro lado, como medio de comunicación con los profesionales (comadronas y médicos) y como base de conocimiento sólido para nuestra labor de doulas, a la hora de emitir consejos o contrastar opiniones, siempre desde la base científica. Por ello, nos ha facilitado algunos links de interés donde encontrar información seria e interesante sobre salud perinatal. También nos ha invitado a acceder a la base de datos de su centro de investigación (Primal Health Research Centre) en la que podemos encontrar cientos de artículos científicos sobre la correlación entre lo que ocurre en el periodo primario (desde la concepción hasta el primer cumpleaños) y la salud y los comportamientos posteriores.

REFLEXION SOBRE EL PAPEL DE LAS DOULAS

LA IMPORTANCIA DE LAS DOULAS
(Refelexionando con Michel Odent)


Por qué es tan importante la función de las doulas?

Tras un maravilloso curso intensivo para doulas con Michel Odent y Liliana Lammers en Londres, cada vez veo más clara la esencia fundamental de la doula, así como la importancia de su función en nuestra sociedad actual.

A tavés de todo lo que he aprendido de Michel y Liliana, he logrado expresar con palabras esas sensaciones e intuiciones que hasta ahora me venían diciendo que algo no marcha bien en la forma que tenemos de afrontar los procesos de parto y nacimiento en nuestra sociedad moderna.

A través de la atención mecanizada y masificada de unos procesos únicos y mágicos en la vida, estamos poniendo seriamente en peligro el desarrollo de nuestra capacidad de amar y estamos generando comportamientos agresivos que contribuyen a la destrucción de nuestro entorno humano y natural.
Es hora, afirma Michel, en unos tiempos de tanta preocupación ecológica, de desarrollar una conciencia global y de dar paso al Homo Ecologicus; aquel que cuida, ama y respeta a la Madre Tierra, a sus compañeros de especie y a las demás especies del planeta.

Cómo lograr el nacimiento de este Homo Ecologicus?

Y qué tiene esto que ver con el parto y el nacimiento de los humanos?

Si queremos que nazca un ser humano capaz de amar a su entorno, debemos empezar a preguntarnos dónde y cuándo surge la capacidad de amar? Y esta pregunta nos conduce directamente a la primera etapa, la etapa primal de nuestra vida (primal= primera en tiempo y primera en importancia) aquella que surge en el vientre materno, que continua en la etapa perinatal (en torno al parto/nacimiento) y que abarca todo el primer año de vida, es decir la etapa de más estrecha dependencia con la madre.

Los efectos comportamentales de las hormonas que dirigen nuestros procesos sexuales-reproductivos (entre ellos el embarazo, el parto y la lactancia) están claramente estudiados y demostrados por la ciencia. Estas hormonas son fundamentalmente la oxitocina (hormona del amor) y la prolactina (hormona de la maternidad). Cuando las dos fluyen en equilibrio, producen lo que llamamos amor maternal. En nuestras manos está, dice Odent, crear las condiciones adecuadas para que estas hormonas fluyan durante el parto e impregenen madre e hijo tras el nacimiento, en su primer contacto vital, con el fin de asegurar el profundo vínculo de amor entre ambos.

Hasta ahora, a lo largo de la Historia de la Humanidad, todas las mujeres parían a sus hijos bajo la influencia de un complejo cóctel de hormonas, sus propias hormonas de parto. Aquellas que moderaban el dolor de las contracciones (endorfinas), y la preparaban para recibir a su bebé con los brazos abiertos y enamorarse de él nada más verlo y olerlo (oxitocina y prolactina). Hormonas que transmitía a su recién nacido a través del calostro (primera leche) y que cumplían una función vital en la criatura; función de enamoramiento, de dependencia y vinculación con su madre y de renovación constante, en cada toma, del lazo amoroso que los unía.

Hoy en día, como ha constatado Michel Odent, vivimos un momento único en la Historia de la Humanidad. Esas hormonas del parto (oxitocina, endorfinas y prolactina) están en serio peligro de extinción en una sociedad en la que la mayoría de las mujeres paren a sus hijos sin el efecto de ese cóctel hormonal natural en sus cerebros y en sus cuerpos y por lo tanto desconectadas del proceso y privadas de los efectos comportamentales de las fantásticas hormonas del amor.

Reconsiderando la forma de parir y nacer en la actualidad

En la actualidad, la mayoría de las mujeres paren a sus hijos bajo los efectos de sustitutos farmacológicos de estas hormonas (oxitocina sintética, anestesia epidural etc.), que nunca alcanzarán sus cerebro y por tanto las privarán de por vida de los efectos comportamentales de tales hormonas en su estado natural: el desarrollo del instinto maternal y el profundo vínculo con el bebé. Además de haber sido privadas de estos profundas sensaciones instintivas, muchas mujeres salen del hospital con heridas físicas y emocionales, secuelas de un parto y un nacimiento poco o nada respetados. Como afirma Isabel F. del Castillo "la tecnointervención y la medicalización del nacimiento se ha convertido en una nueva forma de violencia que aleja a las mujeres de la Naturaleza y de sus propios hijos".

Las madres de hoy reconocen a sus hijos racionalmente. Saben, con su cerebro pensante, que son su hijos y que los han parido ellas; pero no los acaban de reconocer instintivamente, con su cerebro primitivo. Los reconocen con palabras y pensamientos, pero no con las entrañas y el instinto. Si no, no habría tantas mujeres que se plantean la lactancia materna, ni tanto fracaso o abandono precoz de la misma (iniciada de manera inadecuada tras horas de separación del bebé después el parto y poco o nada respaldada por los círculos socio-familiares). Este fracaso está favorecido también por elementos externos, sociales y culturales (resultado a su vez de esa falta de visión instintiva de la maternidad). Tampoco habría tantos prejuicios hacia el colecho (compartir cama con el con el bebé y única forma de mantener una lactancia exitosa y prolongada), ni tantos bebés abandonados con cuatro meses en las guarderías, alimentados con biberones y consolados con chupetes y peluches (sustitutos inminenetes del pecho y el cuerpo materno). Este hecho se ve agravado por la influencia del mercado laboral actual y sus normas duras y rígidas, que sitúa la maternidad en el último peldaño de la escala de valores social y contribuye a mantener un nacimiento y una crianza separadores.

Algo no funciona en el Sistema y nosotras, las madres y nuestros bebés somos las primeras víctimas. Preguntémonos por qué hay tantas depresiones posparto y tantos problemas en la crianza de los hijos? Pero no somos las únicas víctimas de esta disfunción. Es evidente que estas dificultades en la etapa primal repercuten negativamente en múltiples planos de la vida futura en sociedad.

Por ello, es de nuestra prioridad reconsiderar cómo nacen los bebés y favorecer las condiciones necesarias para que, tanto las madres como los bebés, puedan benficiarse de ese preciado don de la naturaleza: ese complejo cóctel de hormonas de importancia vital, que facilita los procesos de parto y nacimiento, nutre y desarrolla la capacidad de amar, facilita la crianza y, por tanto, tiene consecuencias no sólo físicas, sino también psicológicas y sociales, a corto, medio y largo plazo.

Según Michel Odent, "estos aspectos han de ser reconsiderados en términos de civilización!".

La esencia de una doula en nuestra sociedad
(Compensando los miedos)

La doula puede interpretarse como el resultado de una importante carencia. La figura de la doula rellena un gran vacío en los servicios de atención materno-infantil actuales.

Hoy en día, la hipermedicalización y tecnificación de los procesos de embarazo, parto y nacimiento, hace que las mujeres ya durante su embarazo salgan con miedo de las visitas prenatales. Basta con echar un vistazo a los foros de internet. Los controles prenatales se centran en hacer pruebas y análisis, ecografías y test para detectar posibles anomalías. Las visitas al ginecólogo o a la matrona tienen como principal objetivo la búsqueda de patologías y esto genera miedo en las mujeres gestantes. Miedo a que algo vaya mal, miedo al dolor, miedo a los factores de riesgo, miedo a las posibles complicaciones, miedo a lo desconocido...miedo, mucho miedo.

Y porque es de sobra conocido que el miedo genera adrenalina y la adrenalina es la peor enemiga de la oxitocina (esa hormona del amor que dirige el parto), es hora de tender una mano a las mujeres para que recuperen la confianza en sus cuerpos, la seguridad emocional y la paz interior que necesitan durante una etapa tan hermosa y especial en sus vidas. El miedo es malo para el bebé y para la madre y es muy malo para el parto. El miedo genera tensión e inhibición y estos dos factores bloquean y dificultan que el cuerpo responda favorablemente.

Y la cosa no queda ahí; muchas madres siguen sintiendo miedo cuando acuden a los controles pediátricos en los que tienen que responder siempre a unos patrones preestablecidos y rígidos (de peso, talla, alimentación, sueño, desarrollo normal etc.) volvemos a esa visión patológica e intervencionista, ésta vez de la crianza.

La misión de la doula

El trabajo de la doula consiste en brindar acompañamiento no médico a las mujeres y de favorecer la humanización, tanto del embarazo, parto y nacimiento como de la crianza en general. La primera misión de la doula es informar positivamente de la experiencia de la maternidad y del parto a las mujeres embarazadas y a sus familias.

Las doulas tienen por tanto, como función principal ser el contrapeso de esa visión patológica e intervencionista del embarazo, del parto y de la crianza que domina nuestra sociedad. Las doulas con su presencia discreta y clamada, ayudan a devolverles a estos acontecimientos los aspectos emocionales y espirituales que merecen:el embarazo, como un proceso mágico y profundo, la vivencia del parto como un hecho íntimo, amoroso, personal, único y sagrado; la vivencia de la crianza desde un enfoque más natural y entrañable, de apego y empatía a las necesidades reales de nuestros bebés.

La doula debe contribuir también a que se den las condiciones óptimas y necesarias para que el parto sea lo más fácil, corto y seguro posible. Según Liliana Lammers, el parto suele ser más corto de lo que nos imaginamos, si respetamos la fisiología y si no nos empeñamos en alargarlo artificialmente (con corto se podía estar refiriendo a 20-24 horas, no a las tres que le dan a la mujer en el hospital como tope antes de inducir o hacer cesárea).

Esas condiciones óptimas para que el parto fluya sin complicaciones se resumen en: un ambiente de intimidad en el que la mujer se sienta segura pero sin sentirse observada, respeto a sus tiempos, calor, luz ténue, silencio y en definitiva un entorno que mantenga su cerebro racional (responsable de todas las inhibiciones) en un discreto segundo plano y en reposo. Es necesario dejar actuar al cerebro primitivo, aquel de los instintos y las desinhibiciones y el responsable directo de las funciones sexuales-reproductivas en los humanos, entre ellas, por supuesto, el parto.

Está claro que un ambiente hospitalario con un rígido e invasivo protocolo, no garantiza estas condiciones en absoluto, es más, aumenta la sensación de miedo, indefensión y soledad de las mujeres. Por eso no ha de extrañarnos la alta tasa de partos medicalizados, instumentalizados, cesáreas, separaciones innecesarias de mamá y bebé, fracasos en la lactancia, experiencias de parto traumáticas, depresiones posparto etc tan comunes en esta sociedad de la atención al parto industrializada y masificada. La obstetricia convencional parece ignorar el parto como acontecimiento con una fuerte implicación emocional y como opina Isabel F. del Castillo, "dirige más energía a resolver los problemas que ella misma genera que a facilitar los nacimientos".

La doula es una protectora de las necesidades reales de la madre y el bebé durante el parto y el nacimiento. Necesidades que se resumen en el respeto a la fisiología. Necesidades que siguen siendo ignoradas y pasadas por alto en la mayor parte de los ambientes de atención al parto convencionales. Hay que saber mucho para saber que no hay que hacer casi nada y que se pueden prescindir de todas las intervenciones y agresiones innecesarias que tan sólo entorpecen y dificultan el proceso de parto, nacimiento y primer contacto vital entre mama y bebé.

Un día estaba describiéndole a un buen amigo la figura de la doula y este amigo me dijo algo así como: "ah, como una psicologa de parto!" Sí, una parte de la doula es esa, en cuanto a que contribuye a proteger la integridad psicológica de las madres en momentos de enorme vulnerablidad. Pero su labor no queda ahí. También es una especie de abogada defensora de la madre y del bebé y de intermediaria entre éstos y los sistemas de salud, con el fin de defender sus necesidades básicas y lograr un parto y nacimiento seguros y satisfactorios para ambos.

Una doula es por tanto un poco de todo esto: psicóloga de parto, abogada de mamás y bebés, compañera, guía, amiga, soporte emocional y afectivo, presencia tranquilizadora, figura maternal...o una simple mano y una voz que susurra que TODO ESTÁ BIEN y le recuerda a la futura mamá que pronto será cómplice del MILAGRO DE LA VIDA...No es esa una razón suficiente para despojarse de todos los miedos y sentirse la persona más feliz del planeta?

Como insiste Michel Odent, es del interés de todos, cuidar y proteger el estado emocional de las mujeres embarazas, puesto que en ellas se están gestando las generaciones futuras y de su bienestar y su equilibrio emocional depende la salud física y emocional de esas criaturas por nacer.

Las vias de actuación de la doula

Una doula tiene, por tanto, dos vías de actuación: una, la directa, apoyando a la futura madre de tú a tú, proporcionándole la seguridad de que todo va a ir bien, acompañándola y reafirmándola en sus deseos, ayudándola en el manejo del dolor, recordándole la magia del proceso y el milagro del nacimiento, apoyándola en la lactancia y la crianza... pero también actúa de manera indirecta (si entendemos su existencia como resultado de una carencia de los sistemas socio-sanitarios) contribuyendo al cambio social e incitando a la reflexión para la mejora de los servicios de atención materno-infantil en nuestra sociedad.

Supliendo el papel de la "verdadera comadrona"

Enlazando con el punto anterior, dice también Michel Odent que "la figura de la doula nace para suplir el papel de la verdadera comadrona". La verdadera comadrona es aquella que nació para estar acompañando a las futuras madres, brindándoles ese apoyo contínuo y esa seguridad de la que lamentablemente carecen en un sistema obstétrico paternalista, dominado por obstetras (hombres en su mayoría) y en el que la comadrona es un simple miembro más del equipo médico, cuando no una ayudante, subordinada a las órdenes y al estilo de actuación (conservador) del jefe, el médico obstetra. Es curioso que en húngaro a las comadronas se les llama védönö, que quiere decir mujer defensora/protectora. Me pregunto a quién defienden muchas comadronas en la actualidad?

Ante un panorama tan poco alentador, es hora de recuperar la magia del parto y del nacimiento y de hacer eco de la importancia de las doulas como una ayuda inestimable en los procesos inherentes a la maternidad. Es de vital importancia, promover la figura de la doula, como defensora y protectora de la diada mamá-bebé, sobre la que se sustentan nuestras sociedades futuras.

Conclusión

Por último y para concluir al estilo Michel Odent, alzo una pregunta un tanto provocadora para seguir reflexionando sobre si en un sistema sanitario tan rígido e intervencionista como el nuestro, movido por intereses económicos y personales ajenos al bienestar materno-infantil y en un sistema social plagado de prejuicios, en el que la maternidad es vivida casi como un estorbo, en cuanto a que incompatible con el duro mercado laboral dominante: es acaso la labor de las doulas políticamente correcta???

Ana Sánchez
*******************

PREMIO A LA MEJOR FOTO EXTRANJERA

Con esta foto tomada en Lanzarote por Matthias, mi marido, en Febrero de este año, hemos resultado ganadores, en la categoría de mejor foto extranjera ,del XI Concurso Fotgráfico de Lactancia Materna del Hospital Marina Alta de Denia (uno de los pocos hospitales españoles con una Unidad de Promoción Activa de la Lactancia Materna y acreditado por la OMS/UNICEF como Hospital Amigo de los Niños).
El día 19 de Mayo nos han invitado a la recogida oficial de premios! Qué orgullo!!!
Este premio supone para mí una recompensa simbólica a mi lactancia con Eva!!! Quince meses después de su nacimiento, sigue mamando con gran pasión y yo noto como, a partir de ahora, cada vez va siendo más difícil mantener la lactancia prolongada. Esto se debe lamentablemente a la cantidad de prejuicios y falsos mitos que dominan en la sociedad actual a cerca de este tema y a las presiones sociales y familiares a las que nos vemos sometidas las madres lactantes de niñ@s algo mayores de un año...
Gracias Eva por enseñarme que mi leche es el mejor alimento que he podido ofrecerte durante tu primer año de vida y que seguiré ofreciéndote mientras pueda y sobre todo gracias por enseñarme que la lactancia materna es mucho más que alimento...Gracias a Matthias por tomarnos esta foto tan linda! Pedazo de artista!
Y muchas gracias a la gente de Baby Fot por otorgarnos el premio!!!
Para ver todas las fotos ganadoras:
http://www.grupnodrissa.org/Castellano/fotos_2007.htm

Recomendaciones de la OMS para un parto más seguro, humano y respetuoso

Recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud para un parto más seguro, más humano y más respetuoso.

Información sobre el parto hospitalario en España

El nacimiento no es una enfermedad. El parto es un proceso fisiológico normal en el que los aspectos emocionales son fundamentales y deben ser respetados. Es un acontecimiento íntimo y único en la vida de una mujer en el que deberíamos tener el papel protagonista y no quedar reducidas a un objeto pasivo de prácticas quirúrgicas. La mujer tiene derecho a ser consultada sobre las intervenciones a las que va a ser sometida y recibir información sobre sus consecuencias y las alternativas existentes. Obligarnos a parir tumbadas, administrarnos oxitocina sintética para acelerar el parto, cortar el periné (episiotomía), afeitarnos, ponernos enemas de forma rutinaria y separarnos de nuestros hijos al nacer ha sido duramente criticado por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Aunque estas prácticas no están indicadas en partos de bajo riesgo (el 90% de los partos son de bajo riesgo), en los hospitales españoles se utilizan de forma generalizada. En cuanto a los aspectos emocionales, la mujer debería sentirse segura, apoyada y reconfortada. Ciertas actitudes y frases desconsideradas, recibir un trato humillante o ser ignoradas ha hecho que muchas mujeres hayan vivido el parto de forma traumática.

La cesárea es una intervención de cirugía mayor con un riesgo de muerte para la madre seis veces superior al de un parto vaginal. El postoperatorio es muy doloroso y la recuperación lenta. Es frecuente que la madre y el bebé no permanezcan juntos tras el nacimiento y la lactancia materna puede verse perjudicada. Se estima que en España se hacen 36.000 cesáreas innecesarias cada año. El 22% de los niños nacen por este método y el 18% son extraídos mediante fórceps. ¿Crees que el 40% de las españolas no podemos parir a nuestros hijos? En la medicina privada el número de cesáreas llega al 35%. Siempre te darán una "buena razón" para hacer una cesárea o usar los fórceps, pero por supuesto ninguna relativa a las prácticas y circunstancias del servicio médico que precedieron a la intervención. Las cifras de partos instrumentales en España son muy superiores a las de otros países de nuestro entorno con mejores resultados de bienestar y salud materno infantil. Detrás de ellas hay mucho dolor y mucha frustración. Hemos oído a algunos ginecólogos justificar estas cifras con argumentos tan absurdos como que el parto vaginal es "estresante" para el feto y la cesárea "saludable", o que las españolas de hoy tenemos las pelvis más estrechas que nuestras madres y abuelas, dilatamos peor y nuestros bebés "no bajan". ¿Estamos atrofiadas las mujeres españolas y nuestros bebés o lo está la atención perinatal española? ¿Por qué precisamente en los países europeos en donde el parto está menos medicalizado los resultados son mejores?


Recomendaciones de la organización mundial de la salud (OMS)

*Toda mujer tiene el derecho fundamental de recibir una atención prenatal apropiada y tener un papel central en todos los aspectos de esa atención. Los factores sociales, emocionales y psicológicos son decisivos.

*Debe darse a conocer entre el público atendido en los hospitales información sobre las prácticas de los mismos en materia de partos (porcentajes de cesáreas, etc.).
No existe justificación en ninguna región geográfica para que más de un 10 al 15% sean por cesárea.

*No existen pruebas de que la vigilancia electrónica del feto durante el trabajo de parto normal tenga efectos positivos en el resultado del embarazo.

*No está indicado el afeitado de la región púbica ni los enemas.

*Las embarazadas no deben ser colocadas en posición de litotomía (tumbadas). Se las debe animar a caminar durante el trabajo de parto y cada mujer debe decidir libremente la posición que quiere asumir durante el parto.

*No se justifica el uso rutinario de la episiotomía (incisión para ampliar la abertura vaginal)

*No deben inducirse (iniciarse por medios artificiales) los partos por conveniencia.

*La inducción del parto debe limitarse a determinadas indicaciones médicas. Ninguna región geográfica debe tener un índice de trabajos de parto inducidos mayor al 10%.(España: 40%)

*No se justifica científicamente la ruptura artificial de membranas por rutina.

*El neonato sano debe permanecer con la madre cuando así lo permita el estado de ambos. Ningún procedimiento de observación del recién nacido justifica la separación de la madre.

*Debe fomentarse el inicio inmediato del amamantamiento, inclusive antes de que la madre salga de la sala de partos.


Consejos para evitar cesáreas innecesarias.

*Infórmate sobre todos los aspectos relativos al parto y el puerperio. Contrasta la información que recibes y consulta distintas fuentes.

*Confía en tu cuerpo y en tu capacidad para parir, las mujeres lo hacemos desde el comienzo de la humanidad. El parto nunca fue peligroso en sí mismo. Las mejoras en los índices de supervivencia materno-infantil se deben a la mejor alimentación y salud de las mujeres, mejores condiciones higiénicas y técnicas de prevención y control del embarazo y no a la medicalización del parto que vivimos hoy en día.

*Está demostrado que cuando los partos son atendidos por matronas hay menos intervenciones que cuando son atendidos por obstetras y ginecólogos, que están entrenados para "actuar" en lugar de acompañar y apoyar a la mujer. El parto es un proceso lento, no permitas que te metan prisa.

*No vayas al hospital demasiado pronto, de lo contrario ocuparás una cama y tanto tu familia como el equipo médico estarán esperando que termines cuanto antes. Eso causa ansiedad y puede favorecer las ganas de "hacer algo al respecto" (oxitocina, fórceps, cesáreas...). Es común que se induzca o estimule el parto con oxitocina por conveniencia.

*Revisa tus creencias y comprueba las de tu médico. Muchos piensan que el parto vaginal es desagradable y demasiado peligroso. Estas creencias se reflejan en el índice de cesáreas de cada médico.

*Inducción: el 70% de las inducciones en primíparas acaba en cesárea o fórceps. En los demás casos el riesgo aumenta en un 50%. Sólo cuando el personal es altamente cualificado el riesgo disminuye.

*Caminar y tener libertad de movimientos alivian el dolor y facilitan el descenso del feto. Si te dicen que "el bebé no baja" pide más tiempo o incorpórate. Esta es una causa común de que quieran hacerte una cesárea. Entre el expulsivo y la dilatación máxima pueden pasar muchas horas. El útero ha realizado un trabajo duro durante la dilatación y es normal que el parto se detenga para permitir la recuperación muscular. Descansa, tu bebé está bien. Otra razón que hace que el bebé "no baje" es la postura acostada que se obliga a mantener a la mujer ¿Cómo va a "bajar" si estamos acostadas durante horas y horas? Incorpórate, podrán monitorizarte de forma intermitente.

*El uso de oxitocina sintética es considerado por la OMS como una intervención mayor por los riesgos que conlleva y sólo debe usarse bajo una indicación específica. Estos riesgos son, entre otros: rotura uterina, mayor índice de cesáreas y fórceps, mayor dolor para la mujer y necesidad de analgésicos, sufrimiento fetal agudo, distocia... A pesar de ello, suele ponerse en el gotero de forma rutinaria (sin consultar a la mujer) para acelerar el parto. En un parto normal o de bajo riesgo no necesitas gotero de ninguna clase y no hay motivos para que te impidan tomar líquidos o comer.

*Es común que se proponga a la mujer la inducción por conveniencia. Esto sólo favorece al médico, que así reduce el tiempo en el que debe estar disponible para atenderte. No permitas que tu parto se induzca sin una indicación médica válida, pide varias opiniones antes de tomar una decisión. Cuando exista una indicación clara para la inducción con o sin el uso de oxitocina sintética (en realidad muy pocos partos han de ser inducidos con esta droga) pide que te expliquen los riesgos y las alternativas y la hoja de "consentimiento informado". Deberías disponer de anestesia por si la necesitases, ya que la oxitocina sintética provoca contracciones más intensas y dolorosas que las contracciones naturales de tu cuerpo.

*Durante el expulsivo la posición en cuclillas aumenta de un modo natural el tamaño de la abertura vaginal y favorece la salida del bebé. El diámetro antero-posterior de la pelvis ósea aumenta medio centímetro o más.

*La epidural aumenta el índice de cesáreas y fórceps. Si te la ponen con 2 cm de dilatación el riesgo de cesárea es del 50%, con 3 cm del 33% y con 4 cm del 26%. La epidural debería ser una opción y no una necesidad impuesta por el ambiente hostil y deshumanizado de muchos hospitales, que crean tensión y miedo y dificultan la importante necesidad de la mujer de relajarse para facilitar el parto. Si te ves en la necesidad de pedirla y habías planeado no hacerlo no te culpes y no renuncies a decidir sobre cualquier otro aspecto de tu parto.


La episiotomía

No está demostrado científicamente que ayude a la mujer ni al bebé, ni que prevenga el prolapso (desgarro). Según Mardsen Wagner, Ex Director del Departamento de Salud Materno- Infantil de la OMS "la episiotomía nunca es necesaria en más del 20% de los partos. La ciencia ha constatado que causa dolor, aumenta el sangrado y causa más disfunciones sexuales a largo plazo. Por todas estas razones, realizar demasiadas episiotomías ha sido correctamente etiquetado como una forma de mutilación genital en la mujer. El índice de episiotomías del 89% en España constituye un escándalo y una tragedia" Se dice que "un cortecito limpio" en el periné (un músculo flexible y resistente al mismo tiempo) previene desgarros. Estar tumbada e inmóvil en el momento del parto es la posición más absurda después del pino.

En posición vertical el parto dura menos, si la mujer puede moverse libremente, sentarse o ponerse de pie necesita menos calmantes y ahorra energías, en posición vertical el peso del bebé recae directamente sobre el cuello de la matriz, de forma que acelera la dilatación, al provocar contracciones más eficaces. La parturienta tiene más fuerzas cuando está sentada, de rodillas o en cuclillas porque puede coordinar mejor la respiración con las contracciones. Al respirar plenamente, el bebé tiene más oxígeno. Sin embargo, una mujer tumbada con los pies en alto sobre los soportes metálicos se convierte en una espectadora pasiva de su propio parto. Esta postura solo beneficia al personal médico, que puede trabajar más cómodamente. Cuando una mujer está tumbada el niño debe hacer, para pasar por la vagina, una dificultosa curva hacia arriba. Además, en posición horizontal, cada contracción, a la vez que acerca al bebé, lo aleja también un poco.

Pide tus derechos, no te calles. Tienes derecho a que tus decisiones y deseos sean oídos y respetados. La situación de indefensión y el miedo que muchas mujeres sienten en el momento del parto favorece situaciones de abuso. Tu acompañante es clave a la hora de defender tus intereses. Si no te sientes satisfecha con algún aspecto del trato que has recibido presenta una queja.

El Parto es Nuestro
www.elpartoesnuestro.es

CANCIONES

Andrea Echevarri "A Eme O"

Desde que naciste soy mejor amante
Como si hubieras destapado mis conductos
Me han crecido los senos, el vientre y las caderas
Mi cuerpo expandido encontró su motivo

Tú circulaste por mí, hiciste un camino divino
Abriste un túnel, destapaste mi destino

Tú me has dado el soplo de la creación
Eres energía, luz del sol
Tú me has deletreado la palabra amor

A M O R C I T O
A M O R C I T O

Desde que naciste me siento flamante
Como si me hubieras prendido
Mi cuerpo desinhibido de vanidad eximido
Mi cuerpo valiente parió a su pariente

Tú circulaste por mí, hiciste un camino divino
Abriste un túnel, destapaste mi destino

Tú me has dado el soplo de la creación…
Tú me has dado el soplo de la creación…

LAS DOULAS Y LA OMS

A continuación resumo las alusiones (directas e indirectas) que la Organización Mundial de la Salud hece a la figura y a la labor de las doulas en la etapa perinatal.

La OMS recomienda entre sus principios báscicos para el Cuidado Perinatal que éste sea un cuidado multidisciplinar e integral, es decir, incluyendo la participación de diferentes profesionales -entre ellos, la doula- y teniendo en cuenta las necesidades intelectuales, emocionales, sociales y culturales de la mujer, el bebé y su familia.
Otro principio es el del respeto a la privacidad, la dignidad y la confidencialidad de las mujeres en todo momento durante el embarazo, el parto y el postparto con el fin de asegurar la protección y soporte necesarios para un cuidado perinatal efectivo. Para ello, entre sus principios para el cuidado psicosocial, propone proveer doulas y estimular su presencia además de la presencia de la familia, si la mujer lo requiere. Notar que el padre no siempre es la compañía adecuada para apoyar a su pareja y que él también puede beneficiarse de recibir un apoyo adecuado.
Además, en las Recomendaciones Generales sobre el Nacimiento publicadas en la Declaración de Fortaleza se establece que los grupos de ayuda mutua entre mujeres y madres ofrecen un valioso apoyo social y una oportunidad única para compartir información sobre el parto. Muchas doulas organizamos grupos y encuentros de mujeres y madres, tanto en la etapa prenatal como después del parto, ya sean grupos de embarazadas, grupos de lactancia o de crianza, en donde se comparten experiencias profundas en torno a la Maternidad y sus procesos vitales.