EL NACIMIENTO DE MI HIJO PABLO


Relato de la lista de EPEN
Quería anunciaros el nacimiento en casa de mi segundo hijo el día 28 de octubre. Fue un intenso y precioso parto, sin ninguna complicación y pese a sus increibles medidas (4.500 gramos, 56 centímetros y perimetro craneal 37 cms) no fue necesaria NINGUNA INTERVENCIÓN, me refiereo muy especialmente a la episiotomía!!! Ahora, más que nunca, creo firmemente que ésta es una práctica absolutamente innecesaria y cruel para la mujer...mi cuerpo fue capaz de parir a semejante criatura sin apenas un rasguño (tuve un mínimo desgarro que no requrió ni un solo punto!). Creo ahora profundamente y más q nunca que es posible parir (también a bebés grandes) conservando el periné intacto!!!! Para ello, solo hace falta tiempo, seguir al cuerpo, lo que te vaya pidiendo en cada momento y mucha intimidad, tranquilidad y libertad de poder expresar tu dolor, tus emociones, tus sensaciones sin ningún miedo ni inhibición. Yo encontré para ello el lugar idóneo sin salir de casa. Mi hijo Pablo nació en el agua, en una bañera de partos montada en el salón, rodeado del calor de nuestro hogar. Fue doloroso sí, pero al mismo tiempo fue la experiencia más intensa y preciosa de mi vida!!!!!!!!!!! Ya sabréis las que habéis parido de manera natural (sin anestesia) que el expulsivo es fuerte y salvaje, que pegas unos gritos impresionantes que te salen de las entrañas, que tu cuerpo empuja solo, que es tremendamente intenso y brutal (en el buen sentido) sentir como un cuerpecito atraviesa el tuyo para nacer, sentirlo todo ahí abajo abriéndose camino al mundo y sentir tu cuerpo trabajando activamente, presionando y empujando...es IMPRESIONANTE!!!
Ánimo a todas las mujeres a confiar en sus cuerpos y a vivir el parto de manera íntima y profunda. Parir no es una enfermedad, no es un acto médico, es un acto natural del cuerpo, él sabe qué hacer en cada momento, tiene sus ritmos, sus tiempos, sus descansos y así, poco a poco se prepara para expulsar al mundo a una criatura que gestó sólo, sin ninguna ayuda externa, durante 9 meses. Es algo espectacular!!! Tanto mi marido como yo, que sólo estuvimos acompañados por nuestra matrona Gabi en esos momentos tan especiales, estamos alucinados con lo bien y lo fácil que fue todo...quiero decir que no hizo falta nada, ningun instrumento, ninguna medicina, ningun gotero, ninguna aguja, ninguna tijera (más que para cortar el cordón cuando dejó de latir)...todo fue absolutamente natural y tanto el bebé como yo estuvimos todo el tiempo estupendamente y después del parto, la recuperación fue alucinantemente rápida. El posparto en casa fue una gozada!
Pablo apenas lloró, a los pocos minutos de nacer, todavía en el agua y con el cordón intacto, empezó a mamar él solo y me miraba a los ojos como si me conociera de toda la vida...y claro que me conocía, yo era y soy la persona a la que mejor conoce y en esos momentos tan cruciales para él tras el nacimiento, fui yo quien lo tuvo todo el tiempo en brazos, nadie se lo llevó, nadie lo toqueteó, nadie le hizo ninguna prueba innecesaría, ni le hizo daño, nadie lo bañó ni lo vistió a los pocos minutos de nacer, NADIE LO SEPARÓ DE MI...todo podía esperar!!! Creo que la matrona lo pesó y lo midió como a la hora de nacer...y entonces fue cuando entre las dos los vestimos y lo arropamos para voler a ponérmelo al pecho!!! Y celebramos el nacimiento, brindamos, reímos...fue GENIAL!!!!
Quería compartir con vosotros esta experiencia tan maravillosa que volvería a repetir mañana mismo. Es contradictorio, pues reconozco que dolió, pero era un dolor como el que jamás había sentido antes, (mi primera hija nació por parto normal, pero bajo los efectos de la epidural, con lo cual no sentí el expulsivo como esta vez). Las contracciones sí las conocía y aunque dilatar hasta los 10 cms. esta vez fue mucho más rápido que con mi hija (pasé de los 4 a los 10 cms. en 2 horas!), fue también una manera nueva de sentir como mi cuerpo se iba abriendo poco a poco, con cada contracción, pudiéndome mover libremente, beber agua, chillar, hacer cualquier comentario entre contracción y contracción sin que nadie me juzgara...en definitiva, me sentí LIBRE para PARIR y esa libertad no la tuve en mi primer parto (hospitalario) en el que me sentí una paciente pasiva y dependiente de otros...ésta vez fui una mujer sana, activa y absolutamente autónoma en mis decisiones...Creo firmemente en el parto en casa como una opción segura y válida, además de sana y maravillosa. En casos como el mío, de embarazo normal y sano, incluso más seguro que el parto hospitalario, donde una intervención conduce a la siguiente. Lo mejor y más seguro es no empezar con la cadena y ello es facilisimo estando en casa!
Vivo en Alemania, donde este tipo de partos son cubiertos por la seguridad social, parir en casa aquí en Alemania no supone un escándalo (como para mucha gente en España), sino algo aceptado y respetado en la sociedad...me gustaría que en España otras mujeres pudieran vivir lo que yo viví y que sus bebés fueran desde el primer segundo de vida fuera del útero tan felices como lo fue el mío! A día de hoy, 2 meses después del parto, Pablo vive enganchado a la teta...que para mí es como una prolongación del cordón umbilical. A través de ella sigue unido a mí, es el único lugar en el que él se siente absolutamente seguro. La lactancia vivida de esta manera (practicamente las 24 del día enganchado) puede resultar muy dura y agobiante al principio, pero al igual que el parto, aunque sea dura y sacrificada a veces es al mismo tiempo una experiencia hermosa y muuuuuy placentera!
Algunas me conocéis de Requijada 2007...soy Anita, la mamá de Eva (y ahora también de Pablo) y estoy encantada de haberos contado un poquito mi maravillosa experiencia de parto.
Animo a otras mamás a vivir el nacimiento de sus hijos de forma intensa y profunda, consciente y activa. Y por qué no, también placentera...aunque no sea placer entendido al pie de la letra poque el parto duele y duele mucho, pero la huella que deja en tí, la marca que queda tras un parto vivido como lo viví yo es enormemente placentera. Al menos a mí, recordarlo y recontarlo, revivir cada momento, cada contrección, cada empujón y la sensación de tomar por primera vez a mi hijo en brazos dentro del agua me causa un inmenso placer que quedará por siempre grabado en mi interior!
Un fuerte abrazo,
Ana (desde Kempten, Alemania)


EL PARTO EN CASA ES UNA OPCION SEGURA PERO MUY POCO VALORADA EN ESPAÑA. Existen muchos prejuicios hacia esta alternativa al parto hospitalario, y sin embargo los datos científicos la avalan como una elección con muchas virtudes y pocos inconvenientes reales: disminución drástica de las episiotomías, del número de cesáreas y de los riesgos para el recién nacido; así como una inmejorable satisfacción y sensación de control por parte de las madres.

No debemos olvidar que el parto en casa se planifica y controla, y que en España existe un gran número de profesionales y centros de salud que se encargan de que todo siga su curso con control y bajo enstándares de seguridad propios de un país desarrollado.

PVDC EN CASA DE SACHA...un milagro de la vida, amor y emoción en estado puro...ojalá todas las mujeres pudieran vivir semajante experiencia, ojalá todos los bebés pudieran nacer rodeados de tanta armonía...me recuerda mucho al nacimiento de Pablo! Este video es un regalo por eso lo cuelgo aquí, disfrútenlo!